25/9/08

Supersticiones XXIV


Pienso que las supersticiones no son sólo a cosas materiales, también lo son las situaciones.


Después de lo que os voy a contar me diréis si pensáis igual que yo.

Una señora entró en la sala, sobre media mañana, se sentó y se dispuso a pasar un buen rato. Cuando llegó la hora de comer, pidió un menú y continuó jugando, que por cierto parecía que era su día porque cantó en varias ocasiones.


Me empezó a llamar la atención porque no la había visto levantarse ni una vez en las horas que llevaba allí, ni siquiera para ir al servicio.

Después de pedir su merienda y tomársela mientras jugaba, la empecé a ver un poco nerviosa y se movía bastante en la silla, como si algo le picara o doliera.

Estuvo así durante bastante tiempo, pero luego se tranquilizó.


Pasado un buen rato comenzó con el mismo movimiento y me empecé a preocupar. Pensaba que realmente le dolía algo y como no podía quedarme con la duda fui y le pregunté que si se encontraba bien. Me miró con la cara un poco desencajada y me dijo que estaba bien y que enseguida se iría porque se hacía de noche.

Pasadas un par de partidas se levantó y se dirigió al servicio con unas zancadas tan grandes que ni Pau Gasol (famoso jugador de baloncesto) sería capaz de dar y, una vez más pensando que se encontraba mal me fui detrás de ella.

Cuando salió del servicio y, me vio allí, me comentó que como estaba teniendo suerte y cantando premios que no había querido levantarse ni para ir al servicio por si eso le hacía cambiar la buena suerte y que ya le dolían hasta los riñones.


Después de oírla me quedé mucho más tranquila y es que, como he dicho al principio, cualquier situación puede convertirse en una superstición en un momento dado.

14 comentarios:

RAMPY dijo...

Joder, con la señora, eso es llevarlo al límite extremo, porque imaginate que tiene que ir al servicio. No creo que se hubiera dejado reventar los riñones por la buena suerte, porque en este caso, neutralizaría el efecto de la buena suerte, convirtiéndola en una señora desriñonada.
Un besote
Rampy.

Esther dijo...

jajaja es verdad eh a veces pensamos que el hacer algo o no hacerlo nos puede cambiar la suerte.. o poner cosas en determinadas posiciones,luego no trae suerte .. pero como nos encontramos como mas seguros es como si nos la diera..

besos

Carmen dijo...

Aunque parezca raro, todo es cierto.
Y la señora aguantó para no perder la buena suerte, al menos es lo que ella me dijo.
De como le quedaron los riñones no tengo ni idea.

Besos

Carmen dijo...

Qué razón tienes Esther, y a eso es a lo que yo le llamo superstición o manía.

Besos

- Pablo B - dijo...

que situacion rara, no? jaja
Mezcla de supersticion con cabala diria yo, no? digo... como dijo esther a veces hacemos cosas que creemos que cambiaran nuestra suerte.
besos carmen

Carmen dijo...

Pablo B, hay veces que lo hacemos porque pensamos que realmente eso nos funcionará y la suerte nos acompañará en todo momento.

Gracias por tu visita.

Besos

senovilla dijo...

Cuando la suerte nos acompaña que lo hace pocas veces tendemos a creer que es algo o alguien lo que lo motiva.

Saludos.

m4n010 dijo...

¡qué riñones!...

Currini dijo...

Carmen yo no creo que en este caso se trate de una superstición, sino de un punto de vista de cosiderar las cosas. Es señora consideraba que si se levantaba y dejaba de jugar, tal vez las circunstancias de su buena "racha" podrían cambiar y se sacrificó con el sufrimiento físico, ten en cuenta que esto sucede a veces cuando estás trabajando y es lo mismo.

De todas formas querida Carmen lo mío también es un punto de vista que puede ser cierto o no.

Un abrazo. Currini

MATANUSKA dijo...

jajjaaj anda que hay que ser burra y animal, con perdon para poner en peligro su integridad fisica por que estaba teniendo suerte vaya tela!!!

besos y buen finde

Carmen dijo...

Senovilla, creo que es eso esactamente lo que es la superstición, pensar que hay algo que provoca la buena suerte.

Besos y buen finde

Carmen dijo...

Has visto M4no10, si es que en este mundo hay gente con mucha fortaleza.

Besos y buen finde

Carmen dijo...

Amigo Currini creo que esa es la superstición. Esta señora pensaba que si se levantaba la buena racha le podía cambiar, y prefirió no hacerlo por lo que creía en ese momento.

Gracias por tu comentario y buen finde.

Besos

Carmen dijo...

Amiga Matanuska, es que hay gente con gran capacidad de sacrificio para conseguir lo que cree que le viene bien.

Buen finde,
Besos