2/10/08

Supersticiones XXV


A más de uno seguro que se le ha derramado sal en algún momento dado.

Dicen que esto ahuyenta la riqueza, bueno eso comentan las personas supersticiosas.

Y ¿a quién no se le ha caído ni un grano de sal cuando está aliñando una simple ensalada?

Os comento esto porque recordando cosas de cuando trabajaba en una sala de bingo física se me ha venido a la cabeza la imagen de una señora que se le abrió el salero cuando se disponía a echarle un poco de sal a la carne que se había pedido para comer. ¡La que montó!


A parte de que ya no se podía comer la carne por la cantidad de sal que le había caído encima, dio un grito y se levantó de la silla diciendo: “esto no me puede estar pasando a mí”.

Empezó a coger la sal que había encima de la mesa y se la echaba por encima del hombro, hacia la espalda, repitiendo lo mismo una y otra vez “esto no me puede estar pasando a mí”…

Las personas que estaban sentadas en la misma mesa la intentaban calmar, pero no hubo forma. Ella se levantó y con las mismas se marchó.


Pasados unos días volvió y no comentó nada, sólo se sentó y se dispuso a jugar y divertirse como siempre, por su puesto yo tampoco quise recordarle lo que había sucedido, de forma que todo siguió como si nada hubiera pasado.

11 comentarios:

RAMPY dijo...

La verdad es que hay gente para todo, tiquismiquis y maníacos obsesivos. En fin, no sé, cada uno es como es y cada quien es cada cual
Y cada loco con su tema
Como siga así, voy a terminar cantando a Serrat
Besotes
Rampy.

Carmen dijo...

Pues sí, cada uno es como es.
Y no me importaría que me cantaras un poco Rampy.

Buen día y besos

anti-publicista dijo...

Y a mi que me da que a ti Carmen te hicieron en un bingo, hija es que no sabe escribir sin que aparezcan tus palabras favoritas, sabes a cuales me refiero, a ver cuando me sorprendes sin que asomen ellas por ningun sitio, pero vamos sigue asi ,que tengo la esperanza que algun dia te aburras.Y ya sabes, "todo esto sin animos de ofender" saluditos

Esther dijo...

Yo por ejemplo no soy mucho de supersticiones,pero hay gente que si lo es, una vecina en una ocasión a mi madre no le dió un puñado de sal porqeu decia que darla daba mala suerte.. y mi madre que era domingo y estaba todo cerrado no tenía donde comprarla.. Y claro la pobre le dijo se la pediré a mi hija.. y la otra ¡no,no por lo que más quieras! al final mi madre se quedó sin sal, no me la pidió por si acaso.. trmendo eh jaja

besos

Carmen dijo...

Esther, nunca había oido que dar la sal también diera mala suerte.
Pobre madre tuya, ese día la comida le salió un poco sosa.

Buen día y besos

Currini dijo...

El tema de la supersticiones es muy variado según las personas.

¿ podrias escribir sobre la forma en que muchas personas expresan su alegría cuando la suerte les ha llegado...?

Ahí queda eso.....

Carmen dijo...

Gracias Currini por tu comentario y tu proposición.
Lo tendré muy en cuenta y contaré lo que he vivido con las supersticiones desde el punto de vista que me planteas.

Besos

senovilla dijo...

Bueno, el significado si mal no recuerdo era el simbolo del despercio, antiguamente la sal era un bien tan preciado que se usaba de moneda de cambio, desperdiciarla era endiabladamente malo.
Lo de echarla por detrás del hombro es para espantar al diablo que seguramente la acechaba por despercian esa sal.
Ya repasaré esta supertición que tiene unas bonitas historias que contar, aunque ahora me pillan lejanas en el tiempo.

Saludos.

Carmen dijo...

Gracias Senovilla, es muy interesante lo que cuentas.

Yo también buscaré a ver si encuentro alguna historia relacionada con el tema.

Besos

IGNACIO dijo...

Hola Carmen: Muy interesante tu blog.
Con respecto a este tema: Pues nada, ahora lo comprendo todo, yo debo vivir sobre un yacimiento de sal marina. Habra que mudarse de casa!
ignacio (donostikid)

Carmen dijo...

Gracias por tu visita y tus comentarios Ignacio.

Seguro que no será para tanto como para tenerte que mudar de casa.

Un saludo